Libro Abierto Blog

Escribo para nada y nadie. Si uno lee conmigo será por su cuenta y auto-riesgo. No hago literatura: Sólo vivo a través del tiempo. El resultado fatal de mi vida es el acto de la escritura. Clarice Lispector

Archivo para la etiqueta “literatura”

Palabra del día – Alumno


Alumno

Se puede decir que un alumno es ‘alguien que se está alimentando de conocimientos’, y ese es, precisamente, el significado etimológico de la palabra.

En efecto, en latín, alumnus era un antiguo participio pasivo del verbo alere, que significaba ‘alimentar’. Tácito llamó alumnus legionem a los jóvenes que se habían criado en las legiones y alumnus fluminis a los que habitaban en la margen de un río, o sea, se alimentaban del río. Cicerón, un siglo antes de Tácito, llamaba alumnus disciplinae meae a los ‘alumnos de su doctrina’, a sus discípulos.

Y el poeta Prudencio usaba alumnus grex ‘rebaño de alumnos’ para designar a un grupo de estudiantes. En castellano, la palabra se empleó siempre con su significado actual de ‘discípulo’.

Por Ricardo Soca

Anuncios

Estaciones de la vida – Machado de Assis


Joaquim Machado de Assis

Frases de Joaquim Machado de Assis

Cada estación de la vida es una edición que corrige la anterior, y que será corregida también, hasta la edición definitiva, que el editor regala a los gusanos.

Escritor, novelista, dramaturgo, poeta, crítico literario y traductor brasileño, uno de los fundadores de la Academia Brasileña de Letras (1896) y autor de “Memorias póstumas de Blas Cubas” (1881), “Quincas Borba” (1891)” y Don Casmurro” (1899).

Suscríbete a nuestro blog

Recibirás una notificación cada que publique un nuevo artículo.

¿Conoces Machado de Assis?

Deje su comentario

 

 

 

La Boca – Miguel Hernández


Tal día como hoy en 1942 el mundo se despedia del poeta español Miguel Hernández. 

Libro Abierto Blog recuerda el poeta en un poema bello y romantico.

Boca que arrastra mi boca:
boca que me has arrastrado:
boca que vienes de lejos
a iluminarme de rayos.

Alba que das a mis noches
un resplandor rojo y blanco.
Boca poblada de bocas:
pájaro lleno de pájaros.
Canción que vuelve las alas
hacia arriba y hacia abajo.
Muerte reducida a besos,
a sed de morir despacio,
das a la grama sangrante
dos fúlgidos aletazos.
El labio de arriba el cielo
y la tierra el otro labio.

Beso que rueda en la sombra:
beso que viene rodando
desde el primer cementerio
hasta los últimos astros.
Astro que tiene tu boca
enmudecido y cerrado
hasta que un roce celeste
hace que vibren sus párpados.

Beso que va a un porvenir
de muchachas y muchachos,
que no dejarán desiertos
ni las calles ni los campos.

¡Cuánta boca enterrada,
sin boca, desenterramos!

Beso en tu boca por ellos,
brindo en tu boca por tantos
que cayeron sobre el vino
de los amorosos vasos.
Hoy son recuerdos, recuerdos,
besos distantes y amargos.

Hundo en tu boca mi vida,
oigo rumores de espacios,
y el infinito parece
que sobre mí se ha volcado.

He de volverte a besar,
he de volver, hundo, caigo,
mientras descienden los siglos
hacia los hondos barrancos
como una febril nevada
de besos y enamorados.

Boca que desenterraste
el amanecer más claro
con tu lengua. Tres palabras,
tres fuegos has heredado:
vida, muerte, amor. Ahí quedan
escritos sobre tus labios.

La creencia en la causalidad 


Prosopopeya


Palabra del día
Resultado de imagen de prosopopeya

 

Prosopopeya

La personificación o prosopopeya es un tipo de metáfora ontológica y una figura de estilo, que consiste en atribuir propiedades humanas a un animal o a algo inanimado (objeto concreto o abstracto), a lo que se hace hablar, actuar, reaccionar, como si fuera una persona.

Como ejemplo, véase el siguiente pasaje de la obra Phèdre, de Jean Racine :

« Avec quelle rigueur, Destin, tu me poursuis ! » 1 (“¡Con qué rigor, Destino, tú me persigues!”

Esta palabra fue tomada del griego prosopopoiía, compuesto por prósoponpersona‘, ‘aspecto de una persona‘, ‘personaje’ y poieín ‘hacer’. Los griegos llamaron así a las máscaras que se usaban en el teatro para componer los distintos personajes, que los latinos llamarían más tarde persona.

Resultado de imagen de mascaras de teatro

La prosopopeya es una figura retórica que consiste en atribuir a las cosas inanimadas o abstractas acciones y cualidades propias de seres animados, o a los seres irracionales las que son propias del hombre. En la narrativa, puede ser la personificación de esas cosas.

Como figura literaria es una de las figuras de ficción. Hacer o convertir en objetos seres que no lo son o darle sus características. En otras ocasiones la prosopopeya o personificación se aplica a cosas incorpóreas o abstractas (como la muerte), e incluso puede permanecer oculta hasta que se descifra el sentido alegórico del texto literario.

Vetusta, la muy noble y leal ciudad, corte en lejano siglo, hacía digestión del cocido y de la olla podrida, y descansaba oyendo entre sueños el monótono y familiar zumbido de la campana del coro, que retumbaba en lo alto de la esbelta torre en la Santa basílica

Leopoldo Alas, «Clarín». La Regenta.

“Veloz saeta.. Que mordió aguda”

—Si tú quisieras, Granada,
contigo me casaría;
daréte en arras y dote;
a Córdoba y a Sevilla.
—Casada soy, rey don Juan,
casada soy, que no viuda;
muy grande bien me quería. que mi corazón late por tu delicados bustos

Le da más específicamente una acción humana a algo como animal o objeto. Ejemplo: El perro está calvo.

También hay cosas parecidas como la animalización que es darle a una persona u objeto características de animales como por ejemplo: eres una gata.

reificación: hacer o convertir en objetos seres que no lo son o darle sus características.

Fuente: Wikipedia

El origen de la expresión “Borrón y cuenta nueva”


La expresión se debe a los monjes medievales

Tiene su origén en los monjes medievales, que escribían y copiaban todo en pergaminos utilizando tinta de sepia, mezclada con carbón. Afilaban constantemente las cañas de las plumas con las que copiaban los datos ya que, según dice, si aparecia un borrón en uno de los libros debían empezar a copiarlo de nuevo. Desde luego, parece una tarea que requiere de mucha paciencia y minuciosidad.

De ahí la expresión “borrón y cuenta nueva” que según la DRAE significa “idea de olvidar deudas, errores y enfados y continuar como si nunca hubiesen existido”.

Curiosamente en iberoamérica existe una expresión parecida aunque contraria, que es “ni borrón ni cuenta nueva”.


Palabra del día – Retreta


Palabra del día

 

retreta

 

Este vocablo llegó a nuestra lengua procedente del francés retraite ‘retirada’, proveniente, a su vez, del latín retractus, que era el participio pasivo del verbo retrahere ‘hacer retirar’. Este verbo se derivaba de trahere ‘traer’.

En la primera edición del Diccionario de la Real Academia (1737), apareció retreta con el significado de ‘toque de retirada de los militares’, que suena tanto para abandonar el combate –que huir no es cobardía– como para indicar por la noche a los soldados que se recojan al cuartel.

Más antigua que esta palabra es su pariente retrete, que aparece atestiguado en nuestra lengua en 1438. Según Corominas, también se originó en el latín retractus, pero nos llegó desde el catalán retret, que significó inicialmente en esa lengua ‘retraído’ y, más tarde, ‘cuarto pequeño e íntimo’.

Otros envíos de Ricardo Soca se pueden leer en En Perspectiva.

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: