Libro Abierto Blog

Escribo para nada y nadie. Si uno lee conmigo será por su cuenta y auto-riesgo. No hago literatura: Sólo vivo a través del tiempo. El resultado fatal de mi vida es el acto de la escritura. Clarice Lispector

Archivar en la categoría “Poesia”

La Boca – Miguel Hernández


Tal día como hoy en 1942 el mundo se despedia del poeta español Miguel Hernández. 

Libro Abierto Blog recuerda el poeta en un poema bello y romantico.

Boca que arrastra mi boca:
boca que me has arrastrado:
boca que vienes de lejos
a iluminarme de rayos.

Alba que das a mis noches
un resplandor rojo y blanco.
Boca poblada de bocas:
pájaro lleno de pájaros.
Canción que vuelve las alas
hacia arriba y hacia abajo.
Muerte reducida a besos,
a sed de morir despacio,
das a la grama sangrante
dos fúlgidos aletazos.
El labio de arriba el cielo
y la tierra el otro labio.

Beso que rueda en la sombra:
beso que viene rodando
desde el primer cementerio
hasta los últimos astros.
Astro que tiene tu boca
enmudecido y cerrado
hasta que un roce celeste
hace que vibren sus párpados.

Beso que va a un porvenir
de muchachas y muchachos,
que no dejarán desiertos
ni las calles ni los campos.

¡Cuánta boca enterrada,
sin boca, desenterramos!

Beso en tu boca por ellos,
brindo en tu boca por tantos
que cayeron sobre el vino
de los amorosos vasos.
Hoy son recuerdos, recuerdos,
besos distantes y amargos.

Hundo en tu boca mi vida,
oigo rumores de espacios,
y el infinito parece
que sobre mí se ha volcado.

He de volverte a besar,
he de volver, hundo, caigo,
mientras descienden los siglos
hacia los hondos barrancos
como una febril nevada
de besos y enamorados.

Boca que desenterraste
el amanecer más claro
con tu lengua. Tres palabras,
tres fuegos has heredado:
vida, muerte, amor. Ahí quedan
escritos sobre tus labios.

Anuncios

Mi Danza contigo


danza

 

 

Hay un espacio entre mis pies y la realidad

Hay también el infinito mágico, único y novedoso

El éxtasis  de la suma matemática de los sentimientos

Nada era así de simple,

Nada era descifrable y tampoco era una realidad absoluta.

Un cuerpo flotando en el aire con la sensación de placer único,

Un roce continúo en otro cuerpo que rozando otro cuerpo

Que rozaba, que roza, que goza

La canción invade todo mi ser en una violación invisible

Me excita, cita, incita, suscita

Siento la fuerza de mi masculinidad,

El olor femenino

Para mi gusto, los perfumes de pachuli embriagan.

me enbriagan todos los perfumes de todos los cuerpos

Todos los sexos,

Todos los deseos,

Todos los todos.

Fluyen las rosas en mi pelvis

Queman las olas en mi cabello

Suavizan mi piel con el soplo del amor colectivo

Vuelvo a tierra y guardo mi danza contigo.

 

Marcio Barros

Carlos Drummond de Andrade


Resultado de imagen de Carlos Drummond de Andrade
Carlos Drummond de Andrade fue un poeta, periodista y político originario de Brasil, nacido el 31 de octubre de 1902 y fallecido el 17 de agosto de 1987. Se recibió de farmacéutico a los 23 años, lo cual no tuvo mayor repercusión en su vida. En esa misma época, cofundó A Revistacon el objetivo de promover el modernismo de su tierra. Gran parte de su vida transcurrió en Río de Janeiro, ciudad en la que pasó sus últimos días, y en la que sufrió la muerte de su única hija; allí trabajó como jefe de gabinete para el Ministerio de Educación y Salud Pública, director del periódico Tribuna Popular y director de Patrimonio Histórico y Artístico, siempre encontrando tiempo para sus poemas. Su respeto por sus propias convicciones era intachable: fue capaz de rechazar un premio de gran importancia debido a que provenía del gobierno militar de su país.
Escribió casi 30 libros de poesía, siempre con un estilo impecable y rico, a la vez que comprometido con su pueblo. Algunos de sus poemarios más resonados son “Alguna poesía“, “Sentimiento del mundo” y “Amor natural“. Cualquier persona que se precie de su sensibilidad debería conmoverse con “Nota social”, una poesía que presenta una brillante e imperdible reflexión.

Poema El Mundo Es Grande de Carlos Drummond de Andrade

El mundo es grande y cabe
en esta ventana sobre el mar.
El mar es grande y cabe
en la cama y en el colchón de amar.
El amor es grande y cabe
en el breve espacio de besar.

Carlos Drummond de Andrade

DICEN QUE ME CASE YO


DICEN QUE ME CASE YO

DICEN QUE ME CASE YOPoema de Gil Vicente (poeta portugués)

Las mañanas


Las mañanas

Sabor a mar


Saboramar

Llueve en Silencio


#poesia #poetas #literatura

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: