Libro Abierto Blog

Escribo para nada y nadie. Si uno lee conmigo será por su cuenta y auto-riesgo. No hago literatura: Sólo vivo a través del tiempo. El resultado fatal de mi vida es el acto de la escritura. Clarice Lispector

Archivar para el mes “junio, 2015”

Izquierdo


izquierdo

Una de las palabras más antiguas de nuestro idioma, previa no solo al español, sino al propio latín, pues se supone que proviene de una lengua ibérica de la región de los Pirineos, anterior a la llegada de los romanos.

En español aparece registrada en 1117 como exquerdo y coincide con el portugués esquerdo, con el gascón esquerr o quer; también con esquer, esquerra en la lengua provenzal de Oc y con ezquerr en vasco.

Izquierda no se refiere solo a uno de los lados del cuerpo, el siniestro (v. siniestro), sino también al conjunto de las tendencias políticas generalmente calificadas como progresistas o como radicales. Eso se debe a que en la Asamblea Constituyente que se formó en Francia después de la Revolución francesa, los constituyentes más radicales, los girondinos, que propugnaban la transformación de la monarquía constitucional en una república federal, se sentaban en el ala izquierda del hemiciclo legislativo

Anuncios

El apogeo del Califato de Córdoba


El del Califato de Córdoba

1024px-Puente_romano_y_mezquita

El apogeo del Califato de Córdoba coincide con los reinados de Abderramán III (929-961) y su hijo Alhakén II (961-976). Estos soberanos sustituyeron a la aristocracia de origen árabe por una nueva procedente de esclavos y libertos de origen europeo que reformaron progresivamente el califato llevando a cabo una centralización fiscal que gestionó de una manera tremendamente eficaz el cobro de los impuestos, diezmos, peajes, tasas aduaneras, derechos sobre mercados, joyas, etc… sometiendo a la contribución del Califato incluso a los cortesanos. El auténtico éxito del califato, fue la distribución de la riqueza, así el geógrafo Ibn Hawqal decía:

La abundancia y el desahogo dominan todos los aspectos de la vida; el disfrute de los bienes y los medios para adquirir la opulencia son comunes a los grandes y a los pequeños, pues estos beneficios llegan incluso hasta los obreros y los artesanos, gracias a las imposiciones ligeras, a la condición excelente del país y a la riqueza del soberano; además, este príncipe no hace sentir lo gravoso de las prestaciones y de los tributos.

Califato

del Califato de Córdoba

Cordoba_Mezquita_(panorama)(2)

El comercio del Califato de Córdoba estaba en el origen de esta bonanza económica, y se basaba en una industria artesana y unas técnicas agrícolas que eran las mas desarrolladas de toda Europa, que aún no había levantado cabeza desde la caída del Imperio Romano. El propio Imperio carolingio copió el modelo Cordobés, tanto en acuñación de moneda como en modelo comercial y urbano, no en vano, la capital Córdoba, superaba los 250.000 habitantes hacia el año 935, y mas de 500.000 en el año 1000, un auténtico prodigio de urbanidad, organización e higiene para la época.

LA FELICIDAD


¡La felicidad no tiene precio!

¡Eso dicen!

Continuamente nos vemos envueltos a líos diarios que nos enseñan justo el contrario. Cuando criticamos con el dedo índice hacia aquella persona, que se ha acostado con aquel o aquella, por lo que se lo lleva en la cartera o el coche que conduce, nos olvidamos que a la vez nos hemos casado con la persona que más nos transmitía confianza y estabilidad financiera en su momento. Al decir que uno no puede pensar solamente en el dinero, cerramos los ojos para cuando estamos desempleados, buscamos al que mejor se adapte a nuestra necesidad del aquí y ahora. Nos vendemos inconscientemente para pagar nuestros recibos u otras obligaciones financieras. Dejamos de hacer lo más mínimo por nuestros hijos, dejando de lado nuestra felicidad, nuestro deseo y hasta nuestra vida misma. Trasladamos la responsabilidad de ser feliz al otro.felicidade

Cargamos a nuestros hijos de todo lo que queríamos, o pensábamos ser lo ideal para él, como por ejemplo nuestra idea de felicidad  para que él sea feliz. Con eso desperdiciamos demasiada energía en la labor. Un grito, un “¡mamá!”, un “¡papá!” un “ay”… salimos corriendo como se de la horca fuéramos sacarlos. No percibimos que les estamos quitando la oportunidad de poder a su manera, decidir lo que mejor les podría sacar de una situación maltrecha o de tomar una decisión de riesgo. No digo riesgo de muerte, sino riesgo de ganar o perder como en la vida misma. Sin embargo por otro lado no podemos abandonarles, pero tampoco podemos nos abandonar a nosotros mismos malgastando energías. Me acuerdo, de niño, salir a la calle a jugar con mis amigos y allí, lejos de la superprotección de mi mamá, tenía que decidir como interactuar, ser, estar y principalmente evitar los peligros que se me presentaban.

¿Entonces porque hoy tenemos que decidir cuando nuestros niños deben o no hacer eso o aquello?

¿Por qué no somos capaces de dejar un niño solo un minuto, con sus gritos, necesidades, ganas, juguetes? Porque siempre estamos pensando por ellos y decidiendo lo que es mejor para ellos. Se estamos en casa…

¡Vámonos  a la calle que el niño se aburre!

No. ¡Vámonos  a la calle porque nos aburrimos nosotros e cargamos los niños muchas de las veces, contra su voluntad!

Aceptamos patrones de felicidad arcaicos y obsoletos que sin embargo siguen hasta ahora en nuestras vidas.

Así, se logramos con que ellos sean felices, también lo seremos nosotros.

¡En parte sí!

Pero, ¿y cuando nuestros hijos no aceptan una decisión nuestra?

En muchos casos, hay madres y padres que dejan de vivir lo que se ha decidido, porque al hijo no le va bien.

Entonces…

¡Sí tiene precio la felicidad!

Decidimos ser menos felices, para que nuestro hijo, nuestra pareja, amigo, padres u mismo ex pareja, sean más felices.

La felicidad no sólo puede estar en la cartera rellena de billetes de quinientos euros, como también pode estar en una puesta del sol sin una moneda siquiera en el bolsillo. Desde niños, nos dejamos que al otro se le vaya mejor y más feliz. Nuestros padres deciden hasta donde y como debemos hacer para llegarnos a la plenitud financiera. Deciden donde estudiamos, lo que estudiamos, con quién podemos o no liarnos, follar, amar, magullarse.

En la adolescencia, dejamos que el ¨casi ¨ nos apasionamos por alguien que nos gustaba, pero era uno sin techo, sin trabajo, sin bienes.

Pasamos casi toda la vida buscando el ideal. La pareja ideal, la casa ideal, el trabajo ideal, el momento ideal para tener hijos, el coche y hasta mismo el ideal “ideal”. El mundo fue y está hecho ideal para nuestras necesidades y no nos damos cuenta, porque buscamos el ideal inexistente.

Casamos, separamos y en muchos casos nos preocupamos con un apego que no se debía permitir.

¿Que la ex pareja decida como caminamos?

No es normal y ni puede ser, que alguien que no esté más en tu vida, decida como debes ir vestido, como arreglar la casa, como gastar el dinero que se lo has dado a los niños para la manutención, con quien debes o no estar y sentirse bien. Son actitudes de quién ya no es más quién era y por no tenerte a su lado, se trasforma  una persona triste, infeliz e incompleta. Intenta traerte a ti también, esta disociación, decidiendo quien es la persona ideal que debes elegir para ti.

PARA-TER-SUCESSO-NA-VIDA-APRENDA-A-SUPERAR-SEUS-DESAFIOS-150x150

No percibimos que lo que están haciendo es boicotear nuestra felicidad. Decidir con quien debemos estar es tarea nuestra única y exclusiva.

Nadie nos debe decir quién es mejor o peor para nosotros, ni los padres, ni los hijos, ni amigos y principalmente la ex pareja. Debemos ser nuestro maestro y aprender de nuestra magia de vivir singularmente.

Lávate los dientes por la mañana, ábrete la ventana del salón, déjate que la brisa acaricie tu piel, masajeándote  el pelo. Aprecia con una gran sonrisa el sol que viene llegando para iluminar el día y de repente una minúscula mano tócate las piernas, lo miras abajo y allí esta tu hijo con una sonrisa maravillosa, listo para empezar un nuevo día contigo, llenando el alma de los dos seres únicos en el universo.

Al oír la canción preferida, empiezan los dos a bailar, tirando de la ropa uno al otro, rodando, cantando, gritando, saltando, mirándose, acariciándose y sintiendo un momento placentero de emociones no contenidas en billetes de papel.

Podemos ser felices cuando queramos y dónde sea. Tumbados en la arena de la playa, con el sonido del llegar de las olas en la orilla y su retorno con el rodar sin ordenes de las conchas rotas que se van con la marea. Acostados al lado de la  persona que amamos, cuando cambiamos la mirada en una conversación sin palabras, sabemos que en este momento, somos felices por tenerla al lado.

El despertar de un hijo por la madrugada, para ir al baño y al terminar de sus necesidades, todavía dormido déjate un beso amoroso y inocente el la mejilla sin ninguna palabra.

Al reencontrar una persona querida que hacia mucho que no se veían.

El segundo antes y el después de hacer el amor con la persona amada.

El helado en el verano.

El jersey en el invierno.

El abrazo de un amigo sincero.

El “¡sí quiero!” de la persona amada que decidimos ser felices mientras dure…

Yo he decidido que mi felicidad la elijo yo, cómo, donde, con quién, porque y que su valor es el que quepa en mi pecho. Seré feliz con o sin billetes.

¡Porque  el universo es pleno y yo como parte de ello, también lo soy!

Aprende a vivir dentro de tus posibilidades. Buscar una vida fuera de tu realidad, solo te llevará a un abismo sin vuelta a tras.

Construye una vida poco a poco, luchando día tras día y extrayendo de la vida o que ella tiene de mejor; ¡la simplicidad!

Mata un león al día si quieres, pero no le arrastre contigo toda tu vida. Supéralo.

Decide tu camino con el corazón, ama a ti mismo, vive cada segundo de aire inspirado y siente tu interior alegrarse con la vida que tienes. Esa alegría íntima, será transmitida a todos a tu alrededor… padres, hijos, parejas, amigos y familiares. Sé muy feliz conectando contigo mismo.

¡La felicidad sí tiene precio, el problema es que siempre decidimos pagar más!

Marcio M. Barros

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: